Crítica de Estrenos

Ataque a la casablanca o God Bless America

El director de Día de entrenamiento, y algunas películas más olvidables, Antoine Fuqua regresa con Ataque a la casablanca, una película de acción sobre un ataque de terroristas a la Casa Blanca, protagonizada por Gerard Butler, Aaron Eckhart y Morgan Freeman.

El director de Día de entrenamiento, y algunas películas más olvidables, Antoine Fuqua regresa con Ataque a la casablanca, una película de acción sobre un ataque de terroristas a la Casa Blanca, protagonizada por Gerard Butler, Aaron Eckhart y Morgan Freeman.

En cines de Argentina

En esta película, Gerard Butler interpreta a un agente secreto del presidente (éste interpretado por Aaron Eckhart) que ahora trabaja detrás de un escritorio, tras un percance en el cual no pudo salvar a la Primera Dama (Ashley Judd). Es interesante esta especie de prólogo a lo que va a ser la trama principal de la película, porque sirve de manera efectiva para presentar a los personajes, además de que probablemente haya más tensión en esa secuencia que durante todo el resto de la película, durante la toma de la Casa Blanca. Después, Morgan Freeman es el vocero, que tras tomar de rehenes los terroristas al Presidente y a las personas que le siguen en cargo, se ve tomando las decisiones más importantes, es decir, se ve siendo el Presidente de los Estados Unidos por un día.

Sin dejar de ser una película más a favor del gobierno americano y en contra de los terroristas, le falta quizás un poco más de profundidad a cómo está tratada esta división. Incluso una película como Independence Day, de Roland Emmerich, que no es santo de mi devoción, es más interesante de ver, cómo el gobierno es atacado. Aquí el bueno es bueno y el malo es muy malo, hay pocos matices. Y como si fuera poco, el guión es tan obvio que desde que empieza uno sabe cómo se van a ir dando las cosas. Explosiones, tiroteos, sangre derramada, elementos simbólicos siendo destruidos, promesas de lealtad a la bandera aún en los peores momentos. Algunas partes casi rozan el ridículo, debo decir. Pero aunque la película dure dos horas, mucho quizás para una película de acción, no se torna lenta porque el ritmo es siempre acelerado, pero sí quizás se percibe repetitivo. Y es que poco aporta al género, más que unas buenas escenas de acción, y algunas muertes, incluso alguna un poco más sorpresiva. Gerard Butler no falla como el héroe de acción pero la película es cero original, cero novedosa y totalmente predecible. Incluso los símbolos se tornan demasiado obvios, como los múltiples planos a la bandera de los Estados Unidos.

God Bless America. Si de algo se encarga Ataque a la casablanca, es de mostrarnos cómo son ellos el ejemplo a seguir. Gente que trabaja día a día para hacer un mundo mejor. Ultranacionalista, se puede pasar un buen momento si se está simplemente dispuesto a divertirse con las escenas de acción, y a no tomarla demasiado en serio.

En cines de Argentina

A %d blogueros les gusta esto: