Crítica de Estrenos

Cazadores de Sombras fantasia preadolescente

Harald Zwart dirige la primera parte de Cazadores de Sombras: Ciudad de Huesos, esta nueva saga teen que tiene como protagonista a Lily Collins sumergida en un mundo paralelo lleno de ángeles, demonios, y otros seres sobrenaturales.

Harald Zwart dirige la primera parte de Cazadores de Sombras: Ciudad de Huesos, esta nueva saga teen que tiene como protagonista a Lily Collins sumergida en un mundo paralelo lleno de ángeles, demonios, y otros seres sobrenaturales.

Una nueva pelicula de fantasia adolescente Cazadores de Sombras

La historia es conocida. Un best seller que se convierte en película. Una escritora que escribía fan fictions sobre sus personajes preferidos de Harry Potter, que luego (a diferencia da la historia detrás del éxito de 50 sombras) se inspira en una historia propia pero que tiene presagios de un mundo mágico.

Hollywood no deja pasar estas oportunidades y si los libros atraparon a millones de jóvenes adultos, ¿cómo no aprovechar la oportunidad de llevarlos a la pantalla grande?

El primero de los libros de Cazadores de Sombras escritos por Cassandra Clare llega al cine con unos rostros conocidos ya en el mundo más teen: Lily Collins (que fue Blancanieves) y Jamie Campbell Bower (que actuó en otra saga con la que esta es constantemente comparada, pues se espera que obtenga el mismo éxito, Crepúsculo, aunque también vale resaltar que fue dirigido por Tim Burton en Sweeney Todd) dan vida a la parejita que se conocerá en extrañas circunstancias y luego lucharán juntos en un mundo paralelo, invisible al nuestro.

Clary es una adolescente con una vida normal que un día, tras extrañas revelaciones que se le suceden, regresa a su casa y se encuentra con que su madre (interpretada por Lena Headey) fue raptada. De a poco, se va introduciendo en un mundo desconocido para ella, acompañada de su amigo Simon (Robert Sheenan) y guiada por Jace, un cazador de demonios que le enseñará todo lo que su madre no llegó a tiempo de hacer. Y claro, se enamorarán.

Es que Clary es también una cazadora, como su madre, sólo que no lo sabía aún. Y tras la desaparición de su madre, descubren que la verdadera razón para su rapto es la búsqueda de una copa con un poder inimaginable. Así, los buenos deben recuperarla antes que los malos, encabezado por Valentine, interpretado por Jonathan Rhys Meyers.

Lamentablemente ni Collins, ni Campbell ofrecen grandes actuaciones, y a la película que dura más de dos horas se la siente larga, excesiva en su trama, llena de seres sobrenaturales, muchos desaprovechados y que apenas aportan a la causa. Quien les escribe, lo hace sin haber leído los libros, por lo que a nivel adaptación nada puede opinar, aunque tiene la sensación de que allí mismo radican muchos problemas, sobre todo en lo poco original de la trama.

Algunos buenos efectos especiales, la vestimenta gótica que tilda de sexy a cualquier mujer, y alguna escena bien lograda, evitando las más clicheadas (con el beso tiene que llover, o caer agua sobre ellos por ejemplo), se torna incluso predecible (salvo por alguna de las varias vueltitas de tuerca). Algunos actores secundarios sobresalen, como el siempre correcto Jared Harris, y la joven Jemima West.

Pero incluso las relaciones que se dan entre los jóvenes no terminan de estar lo suficientemente aprovechadas, como el que se genera en los celos hacia Clary. Podría ser la nueva Crepúsculo, sí, porque la calidad es casi la misma, y su protagonista masculino incluso parecería salir de la misma escuela de teatro que Robert Pattinson. Ah, y para la frutillita del postre, tenemos la edulcorada banda sonora, con canciones de Demi Lovato.

Lily Collins y Jamie Campbell en Cazadores de Sombras - Visión del Cine

A %d blogueros les gusta esto: