Festivales Festivales Argentinos

Dia 3 del Festival de Cine de Mar del Plata

Llego el tercer día del Festival de Cine de Mar del Plata y esto recién empieza.

Llego el tercer día del Festival de Cine de Mar del Plata y esto recién empieza.

Las Niñas Quispe - Visión del Cine
Las Niñas Quispe – Visión del Cine

El lunes empecé mi jornada festivalera marplatense con una de las dos películas chilenas que compiten dentro de la sección latinoamericana, Las Niñas Quispe, de Sebastián Sepúlveda. La película está situada en el Chile de la década del 70 y está basada en hechos reales, lo que hace que se torne verdaderamente impactante. La tierra y el traslado son dos protagonistas, ellos se mueven, se escapan de algo que no vemos, de lo que sólo oímos hablar, están en un fuera de campo que no hace más que acrecentar lo terrible, hasta llegar al impactante desenlace. De escasos diálogos, toda filmada al aire libre y a la altura, el film es la ópera prima de un reconocido montajista.

La película española que representa a su país dentro de la competencia internacional es La Herida, a la cual ya le fue muy bien en el Festival de San Sebastián y es la ópera prima de uno de los montajistas más importantes de su país natal, Fernando Franco. Tanto el director como su protagonista, Marian Alvarez, estuvieron presentes en la proyección del film y dieron a continuación una conferencia de prensa donde pudieron explayarse un poco mejor sobre cómo surgió y cómo se llevó a cabo la realización de este poderoso film. En él, Ana es una joven insatisfecha con su vida. Parece difícil comprender cómo alguien puede tener tanto desprecio por la vida, pero sólo lo puede hacer quien esté en sus zapatos. Y Ana no se siente bien, quisiera morirse, tener el valor suficiente para tomar la decisión de acabar con todo. Pero no puede, entonces se lastima con heridas superficiales que opacan el dolor espiritual con el cual no aprende a convivir. Filmado en muchos planos secuencia, la actriz se carga la película al hombro. Somos casi los ojos de ella, entendemos lo que ella siente, que por momentos puede ser poco. Ella sólo sabe que quiere morirse, se la ve contenida, estalla en llantos a solas y es cuando ahí termina lastimándose.

La idea de la película nació originalmente como para un documental, pero a medida que la exhaustiva investigación se iba llevando a cabo, Franco descubrió que no iba a poder abarcar todo como se lo merecía un tema tan importante. Entonces, en lugar de hacer una película sobre el Trastorno Límite de la Personalidad, decidió que se centraría en un personaje que contenga esa enfermedad y que sólo se mostraría como su punto de vista es siempre el de ella, y. Ana sabe que no está bien pero no tiene conocimiento de su enfermedad, la cual nunca es mencionada y en ningún momento se vuelve explícita.

La herida - Visión del Cine
La herida – Visión del Cine

La cámara sigue constantemente a este personaje roto, y los planos secuencia no hacen más que sumarle realismo junto a la impresionante interpretación de su protagonista.

Ana es un personaje que todavía no puede salir a la vida como el adulto que es. Es una persona tan contenida que no puede gritar, se esconde y llora y se lastima. Encuentra un poco de refugio sólo en personas con las cuales no puede terminar de relacionarse, como alguno de los pacientes a los que traslada o un extraño en un foro de la internet. Porque a veces es más fácil abrirse totalmente ante un extraño, en lugar de frente a “amigos” que apenas están para ella, un ex novio que hace tiempo rompió la relación aunque ella no pueda dejarlo, un padre ausente que se le acerca sospechosamente, o una madre que da vuelta su rostro para no enfrentar lo que ve, y probablemente no sea la primera vez que lo haga.

Un viaje duro hacia el interior de una mujer que no puede ni quiere verse en un futuro, sino que prefiere hacerlo en el cuerpo de un hombre desfigurado y sin vida que fue protagonista de un terrible accidente.

El título La herida no se refiere simplemente a los cortes y quemaduras que Ana se pueda provocar. Hay algo más ahí enterrado, algo que sólo vamos a ver a través de sutiles indicios.

Compulsiva. Así es ella en un montón de aspectos: bebe, aspira cocaína, se medica, se lastima, no come, tiene sexo con extraños a los que inmediatamente desprecia, roba cosas que no necesita. Ana grita sin sonido, a través de sus acciones, pero nadie parece escucharla.

El film impacta y se destaca en el modo en que está tan bien retratada una enfermedad de semejante complejidad, además de su calidad técnica. Una película interesantísima, muy dura pero que sin dudas recomendaría.

Algunos días sin Música es una película de Matías Rojo que compite en la sección nacional. La historia es simple y allí radica gran parte de su encanto. Y es que Comienza el ciclo lectivo y llega a el un niño nuevo. Hace algunas migas con dos chicos y un pensamiento aleatorio en conjunto parece hacerse realidad: muere una maestra, se suspenden las clases y vuelven a sus casas. Los tres niños, de familias muy diferentes, de hogares muy dispares, se van uniendo a la vez que descubren cosas de la etapa que están viviendo. Un primer amor, un padre al que buscar, un misterio por resolver. Bonita película sobre la amistad.

Algunos días sin Música - Visión del Cine
Algunos días sin Música – Visión del Cine

Luego, le di el turno a dos grandes deudas de mi vida. Una, Los Olvidados, de Luis Buñuel, el duro film que retrata la pobreza de México de la manera más terrible. Y luego, para cerrar la jornada, The Big Lebowski, en la sección VHS, un delirante relato con el icónico “The Dude” como protagonista.

A %d blogueros les gusta esto: