Festivales Festivales Argentinos

Día 5 Festival de Cine de Mar del Plata

Estamos a mitad del Festival de Cine de Mar del Plata y todavía queda mucho por ver.

Estamos a mitad del Festival de Cine de Mar del Plata y todavía queda mucho por ver.

Día 5 Festival de Cine de Mar del Plata - Visión del Cine
Día 5 Festival de Cine de Mar del Plata – Visión del Cine

El miércoles tocó levantarse tempranito para poder asistir a la función de prensa de Drinking buddies y su consiguiente conferencia de prensa, donde el director Joe Swanberg pudo contestar diferentes inquietudes de la prensa y del público. Así, supimos que esta película estuvo basada en muchas improvisaciones, que de hecho él presentó un guión pero sin diálogos. Que filmada en 17 días, esta película no es todo lo que hubiese querido que fuera, pero para eso necesitaba mucho más tiempo, de hecho la considera un 10% de lo que esperaba (¿Cómo será el 100% entonces?, no puedo evitar preguntarme).

La película se centra en dos grandes amigos que trabajan en una cervecería, a la vez que cada uno tiene su pareja y hay una química muy fuerte que no se puede negar pero que nunca están dispuestos a reconocer. ¿Existe la amistad entre el hombre y la mujer? Eso se pregunta y no termina de responder (¿acaso quién tiene la respuesta certera a esa pregunta?), su director con una película que retrata esta relación con un realismo por momentos agobiante. Kate es la única mujer en su lugar de trabajo, y eso parecería haberla convertido en alguien con costumbres que generalmente identificamos muy masculinos: bebe mucho, come porquerías (y aún así está siempre diosísima Olivia Wilde) y cuando su novio la deja, decide tener sexo con el primero que se le cruce, no importa si es un compañero de trabajo que ni siquiera aprecie demasiado, sino que sea soltero.

Es que Kate es así, despreocupada, libre, anda en bicicleta, come y bebe cuanto quiere, su casa es un desorden y sólo parece ser buena en su lugar de trabajo. Jill, la prometida de Luke, es educada, bien leída y come sanamente. Por eso, en una salida de dobles, no puede evitar congeniar mejor con Chris, el novio de Kate. Pero la película no es una comedia de enredos amorosos ni nada que se le parezca, es simplemente el reflejo de estas relaciones. Personas que saben lo que quieren y se confunden, y personas que todavía no lo saben y van por la vida como pueden.

Entre Kate y Luke hay una tensión innegable, están todo el tiempo bordeando el límite de la amistad, hay roces, abrazos, pero nada más. Al final, un par de gestos terminan definiendo la diferencia que para el director hay entre el amor y la amistad. Kate se pone nerviosa y no sabe cómo reaccionar ante la terrible herida que acaba de hacerse Luke en su mano. Jill, cuando lo ve, no puede evitar la sorpresa, pero con cuidado y cariño se pone a limpiarla. Y cuando pensamos que estamos ante una mirada un poco pesimista (en realidad, la palabra que mejor define al modo en que están tratadas estas relaciones es “cruda”), un par de intercambios y unas sonrisas son todo lo que necesitamos. Al fin y al cabo las relaciones son así, todo menos simple. Y Joe Swanberg, quien con su corta edad ya tiene más de una decena de películas pues se considera adicto a filmar, no es pretensioso y adorna con bonitas canciones una película necesaria.

El Amor a veces - Visión del Cine
El Amor a veces – Visión del Cine

El amor a veces, perteneciente a la Competencia Argentina, parte de interesantes premisas y un elenco atractivo con la inclusión de la actriz Malena Villa. Leticia Bredice y Gonzalo Valenzuela completan el elenco de un film que pretende dar cátedra sobre el amor. El amor a veces apesta, el amor a veces duele, el amor a veces es como un ventilador que desparrama mierda. Si bien la idea de la historia parecía atractiva, centrada en una adolescente que se enamora de un treintañero, un deportista casi acabado al que cuida tras escaparse (muy fácilmente) de su casa, más que nada de sus padres, lo cierto es que estas dos miradas en las que está dividida la película (dos miradas que no son parejas, pues una dura casi toda la película y la otra sólo los minutos finales) se perciben artificialmente decoradas por frases simplistas y escenas que no terminan de ir a donde parecía y deberían haber ido. Hay un juego sobre el seguimiento que podría haber estado resuelto de una manera más convincente. Hay escenas románticas y dulces, casi tiernas que en un instante se olvidan con otras aburridas y que poco aportan a este inconstante relato. Cabe destacar que cada uno de sus protagonistas está muy bien y el caso de Malena Villa es todo un descubrimiento. A Bredice se la puede acusar de estar últimamente muy encerrada en un mismo tipo de personaje, pero la verdad es que le sale bien y de todos modos ya sabemos que ella es capaz de ponerse al hombre cualquier tipo de mujer, ya quedó demostrado, no necesita seguir haciéndolo. La música es muy buena y atractiva, dándole al relato el toque de belleza que casi todo lo demás no logra alcanzar.

El siguiente paso de este día miércoles era la conferencia de prensa con el director coreano y presidente del jurado de esta edición del festival, Bong Joon-Ho, y al respecto se puede ver la nota aparte.

L'Inconnu Du Lac - Visión del Cine
L’Inconnu Du Lac – Visión del Cine

Tras no llegar a la planeada en mi agenda, Joy de V., la siguiente escala de mi día era la francesa que me habían recomendado L’Inconnu Du Lac. Con esta película tuve sensaciones encontradas. Estrictamente para mayores de 18 años (compré una entrada para otro día al cual finalmente no asistí y me aseguraron que me iban a pedir documentos para entrar, a mí, que a fin de año cumplo 26, ojo, me hubiese hecho muy feliz que lo hicieran), el film se caracteriza a simple vista por su alto contenido de escenas eróticas, alguna incluso pornográfica. Por eso no es de sorprender que algunos espectadores distraídos terminaran abandonando la sala. Pero el film es más que escenas de hombres desnudos o teniendo sexo. Es un debate entre el amor y el sexo, juntos y por separado. Lo excitante y a la vez peligroso que tienen las relaciones casuales. Una película que tras largos minutos se convierte en un policial frío y desgarrador.

En mi itinerario, las siguientes dos películas eran The Host y Cichonga. Lo malo es que entre que terminaba una película y empezaba la otra no me sobraba ni un minuto, aunque tenía la suerte de que sólo debía moverme a la sala de al lado. Los nervios y el mal humor comenzaron cuando la función venía retrasándose, la gente estaba en la cola esperando para entrar y los minutos pasaban y pasaban y nadie daba demasiadas explicaciones al respecto. Finalmente, media hora después de lo previsto, entramos a ver The Host. Si me perdía media hora de Cichonga, me perdía media película, ya que dura sólo una hora. Así que decidimos sentarnos a disfrutar la película de Bong Joon-ho y quedarnos a su posterior q&a con el director.

¿Qué se puede decir de The Host? Que es increíble. Pero lo más increíble fue lo que sucedió después. La gente, quizás molesta por el retraso, quizás apurada o quizás simplemente desinteresada, no se quedaba a esperar al director y abandonaba la sala. Sin que el director llegue a entrar, nos hacen salir de la sala, que se va a hacer en el hall, porque tiene que empezar otra función que ya viene retrasada. Pero, insisto, nadie se quedaba. Ellos comentan que se van a tomar unas cervezas por allí y nosotras lo seguimos un poco, con la idea de pedirle un autógrafo en nuestras entradas de cine. Casi sin darnos cuenta, nos ofrecen sumarnos, junto a algún espectador más que estaba tan interesado como nosotras, y a algunos programadores y al intérprete, a tomarnos unas cervezas. Así nos encontramos compartiendo una divertida y amena velada con el director Bong Joon-ho que no se fue sin sacarse una foto con nosotros y sin firmarnos la entrada con un “gracias”. Un genio y una anécdota inolvidable.

The Host - Visión del Cine
The Host – Visión del Cine
A %d blogueros les gusta esto: