Festivales Festivales Argentinos

Día 6 Festival de Cine de Mar del Plata

El jueves volvemos a levantarnos tempranito para poder seguir viendo más de lo que la Competencia Internacional tiene para dar en el 28 Festival de Cine de Mar del Plata.

El jueves volvemos a levantarnos tempranito para poder seguir viendo más de lo que la Competencia Internacional tiene para dar en el 28 Festival de Cine de Mar del Plata.

Lo empezamos con Club sandwich, del director mexicano Fernando Eimbcke, el mismo de Temporada de patos.

Club sandwich de Fernando Eimbcke - Visión del Cine
Club sandwich de Fernando Eimbcke – Visión del Cine

En su nueva película, somos testigos de unas vacaciones entre madre e hijo, fuera de temporada, en un lindo resort con pileta pero a la vez cerca de la playa, y, sobre todo, del paso de un niño a adolescente que va a sufrir el protagonista; y que la madre va a tener que afrontar y dejarlo que sufra. Hay algo muy edípico entre estos dos personajes que van a encontrarse prácticamente solos en este bello lugar, hasta que aparece la figura de una nena de su misma edad y rompe un poco con todo lo que tenía planeado la mujer. Con largos planos, muchos silencios, la idea del film es entrar en la intimidad de estos personajes de manera natural. Una película simpática y tierna, por momentos bastante lenta pero aún así con momentos muy divertidos.

Congreso de Luis Fontal - Visión del Cine
Congreso de Luis Fontal – Visión del Cine

La película argentina Congreso, del director Luis Fontal, pretende algo así como retratar una generación de jóvenes artistas. Situada en un departamento del barrio que da título al film, vemos a tres amigos invitar a tres amigas a pasar una noche de alcohol, diversión y, esperemos, sexo. Si bien tiene lindos momentos y algunos diálogos muy interesantes, no puede escaparle a los clichés: la cineasta snob, el rockero que sólo piensa en levantarse minas, el estudiante de teatro que es tímido con las mujeres. Pero, con el tema de la amistad como el gran centro, es una propuesta fresca y atractiva, a la que no le hubiese venido mal un poco más de riesgo.

The Pervert's Guide to Ideology - Visión del Cine
The Pervert’s Guide to Ideology – Visión del Cine

The Pervert’s Guide to Ideology es una especie de secuela de The Pervert’s Guide to Cinema, y de hecho su estructura es prácticamente la misma. Pero lo que Slavoj Zizek tiene para ofrecer (y seguramente nunca dejará de hacerlo) es un análisis riguroso, psicológico y social a través del cine, en este caso centrado especialmente en la ideología. Así, Beethoven, Titanic, La novicia rebelde, John Carpenter, Kubrick y más conviven en esta segunda colaboración entre el intelectual Zizek, que escribe esta película, y Sophie Fiennes, que la dirige. Un recorrido entretenido que por momentos va a mil por hora y que muestra a Zizek sumido en míticas escenas de cine, con una después de los créditos que es imprescindible, pues es el cierre perfecto: “Podré estar congelándome hasta la muerte, pero no te librarás de mí; todo el hielo en el mundo no puede matar una verdadera idea”. Imperdible.

Moebius de Kim Ki Duk - Visión del Cine
Moebius de Kim Ki Duk – Visión del Cine

Y mi último paso ese día de jueves fue con la polémica nueva película de Kim Ki-duk. El director al que han tildado de misógino se encuentra todavía negociando el estreno de Moebius, la película en cuestión, en su país natal, donde quieren recortar las escenas más fuertes. Es que a grandes rasgos, Moebius es una retorcida historia de amor, sobre el descubrimiento del este y del sexo en circunstancias en que otras personas no les toca descubrir. ¿Se puede tener un orgasmo sin tener un miembro? ¿Es realmente el límite entre el placer y el dolor tan delgado?

Otro rasgo interesantísimo del film, que sin duda no es para cualquier espectador, es no hablar una palabra a lo largo de su duración, no es necesario. Se comunican con miradas, gestos, golpes, cuchilladas, abrazos, besos, todo menos palabras. Una estética impecable, una tensión latente durante todo el film, Moebius es una experiencia rarísima pero muy atractiva, siempre y cuando el espectador no sea impresionable y esté dispuesto a dejarse llevar por algo… diferente.

A %d blogueros les gusta esto: