Crítica de Estrenos

Una segunda oportunidad de Nicole Holofcener

Nicole Holofcener dirige Una segunda oportunidad, una comedia romántica que pone en el centro a dos personas cansadas y con experiencia que buscan enamorarse una vez más. Uno de los estrenos románticos de la semana.

Nicole Holofcener dirige Una segunda oportunidad, una comedia romántica que pone en el centro a dos personas cansadas y con experiencia que buscan enamorarse una vez más. Uno de los estrenos románticos de la semana.

Estrenos Una segunda oportunidad de Nicole Holofcener - Visión del Cine
Estrenos Una segunda oportunidad de Nicole Holofcener – Visión del Cine

Eva vive sola con su hija, a punto de abandonar el hogar para irse a estudiar, es masajista y le encantaría poder conocer a un buen hombre. En una fiesta, consigue varias cosas: una nueva clienta que luego se transforma en amiga, y una cita, con un hombre con el que intercambió apenas unas pocas palabras.

Albert vive solo, ve a su hija cuando puede y cuando lo hacen parecen estar en universos paralelos, y tiene una mala relación con su ex mujer.

En el medio, ella, Marianne, la ex mujer de uno y la nueva amiga de la otra. Una mujer refinada y agradable que no puede evitar utilizar a su masajista un poco como a su terapeuta y es ahí donde radica el primer problema: se la pasa hablando mal de su ex marido y en algún momento Eva se da cuenta que está hablando del mismo hombre que está conociendo y al cual veía de un modo totalmente distinto.

El primer encanto de la película radica en su elenco. Julia Louis Dreyfuss y el tan extrañado James Gandolfini protagonizan esta comedia romántica, ideal para los fanáticos del género porque si bien cumple con varias reglas de éste, no cae en clichés, es simplemente graciosa y divertida, y se la percibe muy honesta. Y la química entre los dos es innegable. Se miran, se sonríen, se besan torpemente, pasan noches juntos, se ríen del y con el otro y así comienzan a quererse mucho estas dos personas solitarias y cansadas.

Los dos protagonistas, con algunos secundarios de lujo (Catherine Keener y Toni Collette) brillan como esta pareja que empieza con algunas citas y deriva en una relación cada vez más intensa. Hasta que en algún momento tiene que pasar. Ella tiene que decidir, a la fuerza quizás, si quedarse con la versión que otra persona le da de él, o seguir creándose la propia. “Me rompiste el corazón. Y estoy demasiado grande para eso”, dice él y nos parte el corazón a nosotros, porque sin dudas su personaje es el más sincero de todo.

Si no fuera por la mano de su directora y guionista, esta película podría haberse convertido en una simple comedia más. Pero su habilidad la ha llevado más allá, y la realizadora de Amigos con dinero nos regala un film hermoso, aunque no podamos evitar sentir cierta nostalgia hacia Gandolfini, a quien está dedicado el film.

A %d blogueros les gusta esto: