Festivales Festivales Argentinos

Les Avant Premieres 2014: Les Adieux a la Reine

Hace unos años, Sofia Coppola volvía a poner a María Antonieta de moda retratando su historia de la mejor manera que ella podría hacerlo: como una adolescente más preocupada por la moda que por ocupar el lugar de reina, un puesto que de todos modos nunca debería ir a parar en alguien de su edad. Y una de las cosas que hacía Sofia era retratar estos lugares con mucho glamour, como si pasearse por Versailles fuera algo divertido y hermoso. Y termina la película cuando la historia ya no tiene que ver con su cine. El director Benoît Jacquot se apropia de esa otra historia, la menos agradable, la menos divertida y glamorosa en Les Adieux a la Reine.

Hace unos años, Sofia Coppola volvía a poner a María Antonieta de moda retratando su historia de la mejor manera que ella podría hacerlo: como una adolescente más preocupada por la moda que por ocupar el lugar de reina, un puesto que de todos modos nunca debería ir a parar en alguien de su edad. Y una de las cosas que hacía Sofia era retratar estos lugares con mucho glamour, como si pasearse por Versailles fuera algo divertido y hermoso. Y termina la película cuando la historia ya no tiene que ver con su cine. El director Benoît Jacquot se apropia de esa otra historia, la menos agradable, la menos divertida y glamorosa en Les Adieux a la Reine.

Les Avant Premieres 2014: Les Adieux a la Reine - Visión del cine
Les Avant Premieres 2014: Les Adieux a la Reine – Visión del cine

Se apropia de un hecho al que la escritora Antonia Fraser (quien escribió la biografía de María Antonieta en la que se inspiró Coppola) siempre se refirió como un rumor, al menos nunca lo niega ni lo confirma, simplemente menciona lo que se decía: que la reina estaba enamorada de la Duquesa de Polignac. En todo caso, esta vez la fuente de inspiración es una novela de Chantal Thomas.

En esta película, el punto de vista está puesto en Sidonie, la lectora de la reina, interpretada por la actriz Lea Seydoux. Es ella la que despierta en una Versailles sucia, llena de mosquitos y ratas, para acudir al llamado de la reina, capaz de servirla en cada capricho.

Diane Kruger es la encargada de dar vida a una María Antonieta que encuentra en la Duquesa de Polignac la juventud que ella siente que perdió, pues se encuentra cansada y la decadente Versailles es el reflejo de algo que se acerca a su fin. El objeto de deseo de la reina es interpretado por Virginie Ledoyen.

Mientras la joven Sidonie, una joven de la que nada sabemos, parece preocupada sólo por servir a la reina, se muestras de manera fragmentada los preparativos de la corte, atrincherada en Versailles esperando huir la gran mayoría. Hay algo que no está bien, la gente comienza a pedir las cabezas de sus superiores y la reina, aburrida, mira libros de moda y manda a bordar una bella y complicada dalia, quizás porque es la única manera en que logra escapar del dolor que su amor prohibido le provoca.

El trío de mujeres no habla demasiado pero dicen mucho con sus miradas, ya sean silenciosas y enamoradas como las de Sidonie, temerosas como las de la reina o enigmáticas como las de la Duquesa.

Sidonie observa, somos nosotros su mirada a lo largo del film, de los pasillos, de los cuartos. La reina por momento parece interesada en ella y otros, directamente no la ve. Hasta que llega aquel momento al que el guión, un guión no clásico, no daba indicios de llegar, al menos no a algo tan extremista, al menos para la pobre Sidonie, que siempre que esté allí va a estar a los pies de su reina.

A %d blogueros les gusta esto: