Crítica de Estrenos

Estrenos Todo lo que necesitas es amor de Susanne Bier

La directora danesa Susanne Bier regresa con un drama romántico y un retrato sobre familias disfuncionales y enfermedades terminales en Todo lo que necesitas es amor.

La directora danesa Susanne Bier regresa con un drama romántico y un retrato sobre familias disfuncionales y enfermedades terminales en Todo lo que necesitas es amor.

Estrenos Todo lo que necesitas es amor de Susanne Bier  - Visión del Cine
Estrenos Todo lo que necesitas es amor de Susanne Bier – Visión del Cine

Trine Dyrholm y Pierce Brosnan interpretan a dos personas adultas de diferentes clases, convicciones y familias, Ida y Philip.

Ida lucha contra un cáncer, lleva peluca por el cabello que por la quimioterapia no tiene, y tiene dos bellos hijos que intentan hacer su vida ya alejados de sus padres. Como si fuera poco, regresa con la esperanza de una enfermedad que se estaría evaporando y se encuentra a su marido teniendo sexo con una joven contadora. Delicada, sumisa y sobre todo acostumbrada a no estar sola.

Philip es un adinerado empresario, solitario, que rechaza todo tipo de lazos (apenas ve a su hijo, no acepta propuestas amorosas de ninguna mujer).

Ambos no se conocerían si no fuera porque sus hijos deciden, tras una tórrida relación de tres meses, casarse en Italia. Pero no pasa mucho tiempo hasta que comiencen a verse cada uno como el otro es, de verdad, no como se presentan ante el resto de las personas.

Todo lo que necesitas es amor se convierte rápidamente de a poco en una película del montón, otra de esas comedias románticas en las que siempre sabemos qué va a pasar. Bier filma con elegancia a sus protagonistas pero, especialmente con el personaje que interpreta Brosnan se olvida de brindarles una tridimensionalidad. Los motivos por los que los personajes se mueven muchas veces no parecen estar del todo definidos, y no sólo de los protagonistas, sino de los personajes secundarios.

Alejada de a poco del estilo que la hizo reconocida (tiene dos nominaciones a Mejor Película Extranjera en los Oscars y una de ellas se llevó la estatuilla, En un mundo mejor), acá Bier apuesta a enamorar y conmover. Menos fría, con cierta naturalidad que por momentos se desploma, melodrama y humor, en un desfile de personajes en medio de la vorágine de la preparación de la boda, derivan en una película que ya no arriesga nada para apostar a lo seguro.

Todo lo que necesitas es amor apuesta al fiel público de comedias románticas. Y aleja a los espectadores que esperábamos continuar siendo testigos de la evolución de la cineasta formada con el Dogma. Intrascendente.

A %d blogueros les gusta esto: