Crítica de Estrenos

Estreno Refugiado de Diego Lerman

Diego Lerman dirige esta pequeña e intimista película llamada Refugiado, enfocada en la violencia de género pero desde otro punto de vista, el infantil.

Diego Lerman dirige esta pequeña e intimista película llamada Refugiado, enfocada en la violencia de género pero desde otro punto de vista, el infantil.

Matías está en un cumpleaños infantil cuando de repente se hace la hora de finalizar la fiesta y su madre no aparece. Pasan los minutos y no hay noticias de ella. Cuando una de las madres se ofrece y lo lleva a su casa se encuentran con una imagen desagradable: Laura, su madre, en el suelo, lastimada entre astillas de vidrios. Otro día en la vida de ellos dos, marcada por la violencia del hombre, el macho de la casa.

Lo que bien podría haber sido una película predecible y con golpes bajos, lo que uno puede suponer en un primer momento al saber de qué va Refugiado, Lerman lo tira por la borda y decide mirar la historia a través de los ojos de un niño. Laura se da cuenta que esto no puede seguir así, que no sólo pone en peligro su vida, sino la de su hijo, quien es el verdadero amor de su vida. Entonces se van, abandonan la casa, pero este hombre, que sólo aparece a través de su voz y de su sombra, no tiene rostro, no se los va a hacer tan fácil. De un refugio para víctimas de violencia doméstica en el que Matías empieza a sentirse cómodo, o al menos a salvo, Laura decide que necesitan irse, que no pueden quedarse en ese lugar. Pero cuando pensamos que está volviendo a recaer en aquello que muchas mujeres en su lugar no pueden evitar hacerlo, es que se inicia una travesía a través de la ciudad. Laura y Matías vagan por las calles de hotel en hotel, incluso en un momento de desesperación quedando varados en el cuarto de un hotel transitorio, hasta llegar quizás al lugar que necesitaban llegar.

Refugiado-Vision del cine
Refugiado-Vision del cine

El trabajo que realiza Julieta Diaz interpretando a la mujer protagonista es realmente sublime pero es el pequeño Sebastián Molinaro quien logra destacarse con su naturalidad y su mirada, a veces llena de miedo, a veces de amor. Así, Refugiado es una película que apuesta, no a denunciar algo que ya todos conocemos y sabemos cómo es, sino a mirarlo desde otros ojos. Invita a la reflexión pero de una manera diferente.

A %d blogueros les gusta esto: