Crítica de Estrenos

Estrenos Solo amigos de Michael Dowse

¿Qué pasaría si te enamorás de tu mejor amigo? ¿Qué pasaría si encontrás al hombre de tu vida estando en medio de una sólida pareja? ¿Qué pasaría si Zoe Kazan y Harry Potter, digo, Daniel Radcliffe, se unen para protagonizar Solo amigos, una nueva comedia romántica?

¿Qué pasaría si te enamorás de tu mejor amigo? ¿Qué pasaría si encontrás al hombre de tu vida estando en medio de una sólida pareja? ¿Qué pasaría si Zoe Kazan y Harry Potter, digo, Daniel Radcliffe, se unen para protagonizar Solo amigos, una nueva comedia romántica?

Michael Dowse, director de unas pocas comedias que pasaron sin pena ni gloria, dirige esta película que podría haber caído en un rejunte de clichés y escenas melosas pero sale airoso con las naturales actuaciones de sus protagonistas (de Zoe Kazan no sorprende, pero sí ver a un Daniel Radcliffe ya despegado totalmente del papel del mago que lo llevó a donde está ahora), una linda gama de personajes secundarios (Adam Driver siempre logra resaltarse) y una onda al mejor estilo “indie”, con montajes musicalizados por alguna canción pop.

Wallace y Chantry se conocen en una fiesta. Él lleva un año solo tras una dolorosa ruptura y se ha convertido en un cínico en cuanto se trata del amor. Chantry tiene una pareja estable con la cual convive pero le cuesta llevar el mando, incluso en su trabajo donde se la pasa rechazando ascensos. La química entre los dos es inmediata y ella no duda en darle su número de teléfono justo antes de hacer un comentario sobre su novio. Se reencuentran de casualidad en el cine, donde entra cada uno a solas a ver una película.

Como en toda amistad entre dos personas del sexo opuesto, las reglas no son claras y los límites, borrosos. Mientras comienzan a verse seguido, a contarse cosas personales e incluso ella lo invita a su casa para que conozca a su novio. La película también se caracteriza por tener bastante humor, es que todo sale mal, todo le sale mal a Wallace, pareciera siempre.

Entre ellos hay risas, abrazos, momentos de mucha intimidad (incluso es interesante que quizás el más intenso de esos momentos no es aquel en que sus amigos les hacen una broma pesada y los dejan desnudos en la playa, sino aquel en que ella se queda atascada en un vestido de un talle pequeño en el probador), un casamiento sorpresivo, viajes relámpagos y otras situaciones que van dejando en evidencia la conexión que hay entre ambos.

Es cierto que en algún momento no se puede evitar caer en lo predecible, que hay una especie de epílogo que quizás sobra, pero la verdad es que Solo amigos es una película muy disfrutable que enamora principalmente por sus protagonistas.

A %d blogueros les gusta esto: