Crítica de Estrenos

Estrenos Interstellar de Christopher Nolan

Llega Interstellar, la nueva película de Christopher Nolan parte de un guión escrito por su hermano Jonathan que iba a ser dirigido por Steven Spielberg y cuenta con el ganador del Oscar, Matthew McConaughey como protagonista.

Llega Interstellar, la nueva película de Christopher Nolan parte de un guión escrito por su hermano Jonathan que iba a ser dirigido por Steven Spielberg y cuenta con el ganador del Oscar, Matthew McConaughey como protagonista.

“Del polvo venimos y al polvo vamos”. Esta podría ser una de las frases bíblicas que llevó a Interstellar a convertirse en una reflexión sobre el lugar del hombre en la Tierra, pero sobre todo la razón de estar. Es que estamos en un futuro no muy lejano y en el que nuestro planeta pasa por un momento difícil: mientras el polvo cubre cada centímetro y dificulta cada vez más la inhalación de un aire limpio, las cosechas están en peligro y el hambre amenaza con terminar con la especie humana. Pero una señal de “ellos” (todavía no sabemos quiénes ni qué son) para con la hija de Cooper (McConaughey) deriva en este hombre descubriendo una base especial secreta donde la NASA a escondidas trabaja buscando maneras de combatir la posible extinción humana. Cooper, que piensa más en sus hijos y en el futuro que les está dejando que en su propio bienestar, termina siendo así elegido para viajar a otra galaxia donde hay posibilidades de que el ser humano pueda continuar viviendo.

Es interesante y bastante claro el enfoque que se le da a nuestro planeta en esta película. Al personaje de Cooper en la escuela al hablarle de sus hijos le dejan bien en claro: el planeta no necesita ingenieros, necesita granjeros. Y luego se menciona el hecho de “actualizar” libros de historia ya que al famoso viaje a la Luna en 1969 se lo considera un fraude.

Desde el principio podemos claramente identificar referencias como Señales de M. Night Shyamalan. Pero el film no tarda en convertirse en una película sobre el espacio, y acá resuenan 2001: Odisea del espacio y la más reciente Gravedad. Cooper junto a unos pocos astronautas más, uno de ellos la figura femenina encarnada por Anne Hathaway, y unos robots quizás incluso más humanos que ellos mismos, emprenden este viaje hacia lo desconocido, y sabiendo que entre otras cosas, deberán enfrentarse con otra idea del tiempo.

Pero una de las cosas que falla a la hora de plasmar este viaje es que no se siente nunca miedo. El miedo a estar a una inmensa distancia del lugar que consideramos nuestra casa, el miedo a caer en lugares hostiles, el miedo a que haya otros seres, el miedo, en fin, a lo desconocido, que es algo que debería provocar terror. Al menos en un lugar tan desolado y frío. No sabemos qué mueve al personaje de Hathaway hasta que McConaughey lo pone en palabras: está enamorada.

Nolan intenta reflexionar sobre la importancia del amor, de los sentimientos, por sobre los conocimientos científicos, pero lo hace siendo quizás demasiado explicativo. Además lo cierto es que el director no suele acertar a la hora de delinear relaciones personales, estas siempre se terminan sintiendo forzadas, se le ven los hilos.

Las vueltas de tuercas, algunas además bastante predecibles, se empiezan a tornar muy constante en el último tramo, lo que alarga la sensación de duración de la película, que para colmo es extensa. Cerca del final incluso el montaje empieza a sentirse más perezoso y molesto, y se termina pareciendo a lo peor de Inception. Y la música de Hans Zimmer acá le juega en contra, a veces marcando a la fuerza la tensión que se le quiere plasmar a la escena.

-ef118340-ea83-469a-bf9e-58800b56e569

Jessica Chastain y Casey Affleck (acá muy desaprovechado) completan parte del elenco, aunque lo cierto es que no conviene adelantar demasiado sobre sus personajes. Michael Caine interpreta a lo que sería la cabeza del plan interestelar. Y además hay alguna participación especial de otro actor pero si no sabemos que actúa acá, mejor sorprenderse al ver la película. En general los actores están muy bien, siendo la más deslucida Hathaway.

Resumiendo, Interstellar no es una mala película, pero es una película de la cual se esperaba demasiado y eso suele jugar siempre en contra. Aunque quizás su peor defecto radique en que pretende ser mucho más de lo que termina siendo. A lo mejor Christopher Nolan debería probar dejar de tomarse tan en serio todo el tiempo. Lo que no se le puede negar es que es fiel a sí mismo.

A %d blogueros les gusta esto: