Festivales Festivales Argentinos

La vida de alguien de Ezequiel Acuña

Ezequiel Acuña consigue con su nueva película entrar a la Competencia Oficial del Festival de Mar del Plata con una historia sobre amistad, música y un amor casi adolescente.

Ezequiel Acuña consigue con su nueva película entrar a la Competencia Oficial del Festival de Mar del Plata con una historia sobre amistad, música y un amor casi adolescente.

La vida de alguien es una película filmada en 35 mm por el joven director con sus estilos visuales característicos. Escenas en blanco y negro, ralentizadas, sirven para enfatizar más que nada en las relaciones que se forjan entre sus personajes. En este caso, decide contar la historia ficticia de una banda que ya había formado parte de las bandas sonoras de sus películas, La Foca.

Un grupo de amigos decide juntarse para resucitar a la banda que tenían de más jóvenes, banda que se desintegró tras la falsa promesa de un álbum editado que no iba a salir del modo en que esperaban, y derivó en la huida de uno de los integrantes. Hoy, sin él, pretenden revivir la banda, y suman a una joven a la que el protagonista (Santiago Pedrero, rostro conocido del cine de Acuña) conoce casi de casualidad. Ella es Ailin Salas, que aporta mucha frescura y luz a la película.

Pero es Guille (Pedrero) a través de quién vivimos esta pequeña película que funciona como una especie de continuación de las anteriores películas del director. La vida de alguien concentra quizás lo mejor de su cine para entregarnos una de sus películas más accesibles pero sin dejar de ser fiel a sí mismo.

Expuestas en ellas quedan entonces temáticas relacionadas a la industria musical y el modo en que funcionan, también cómo a veces uno mismo se termina autoboicoteando, cómo algunas amistades perduran con el tiempo y otras necesitan alejarse, el histeriqueo de dos personas tímidas que se miran pero nunca atreven a dar el primer paso. No obstante, el guión nunca termina de desarrollar conflictos específicos, sino más bien de retratar este determinado momento en la vida de su protagonista.

Así es que La vida de alguien, primer guión en el que Acuña trabaja solo (sin la compañía habitual de Alberto Rojas Apel), es una película que cuenta una historia sobre la amistad masculina enmarcada por la buena música de la banda La Foca.

la-vida-de-alguien

A %d blogueros les gusta esto: