Crítica de Estrenos

Búsqueda Implacable 3 de Olivier Megaton

“Todo termina aquí”, nos prometen desde los carteles de Búsqueda implacable 3 que pueblan la ciudad. Pero veremos si le podemos creer, porque si algo nos demostró esta franquicia, además de que LiamNeeson es un hombre que pese a su edad todo lo puede, es que la familia Mills es probablemente una de las familias que mayor peligro corren del mundo del cine, siempre. Y que a los espectadores les gusta, por algo la segunda entrega, fallida por donde se la mire, fue un éxito incluso mayor que la primera.

“Todo termina aquí”, nos prometen desde los carteles de Búsqueda implacable 3 que pueblan la ciudad. Pero veremos si le podemos creer, porque si algo nos demostró esta franquicia, además de que LiamNeeson es un hombre que pese a su edad todo lo puede, es que la familia Mills es probablemente una de las familias que mayor peligro corren del mundo del cine, siempre. Y que a los espectadores les gusta, por algo la segunda entrega, fallida por donde se la mire, fue un éxito incluso mayor que la primera.

“Te voy a encontrar y ya sabes lo que va a suceder”, dicho casi en un susurro de manera amenazadora por su protagonista, ya se convirtió casi en un latiguillo. Y es que la primera no sólo nos brindó sus buenas dosis de acción, sino que puso al actor más veterano como un héroe que además de poner a su familia ante todo, es capaz de asesinar fríamente cuando se trata de proteger a los suyos.

Esta tercera entrega peca de ser como la segunda, prácticamente innecesaria. Lo interesante de la primera luego fue mutando a escenas poco verosímiles que sólo tienen como objetivo mostrar todo lo que un hombre como Liam Neeson puede hacer, más allá de la edad que tenga. Una de las primeras cosas que le ponen a hacer en esta última película, es saltar desde una altura considerable a un contenedor de basura, al cual aterriza de espalda para luego ponerse de pie y seguir corriendo intacto, con una ciática evidentemente envidiable hasta para personas más jóvenes que él.

Pero esta vez, Bryan tiene doble objetivo: necesita no sólo encontrar al culpable de un crimen atroz para su vida (por las dudas no lo adelanto, aunque se sucede a los pocos minutos de empezar la película), sino además escapar de la policía que lo culpa a él de éste, porque así es como alguien sembró todo. Van a haber entonces algunas vueltas de tuerca, a medida que él va descubriendo por dónde viene la mano y los verdaderos motivos que mueven a algunas personas, pero sobre todo van a haber explosiones, tiroteos y puñetazos, como toda película de acción lo requiere. Por otro lado, la persona que se encarga de la investigación, interpretado por Forest Whitaker, que últimamente sólo es contratado para interpretar a policías/detectives, tiene poca dimensión y se limitan a mostrarlo reflexivo pero sin actuar demasiado.

Búsqueda implacable 3 es una película de acción que no pretende mucho más que ser eso, entretener con explosiones y tiroteos, villanos extranjeros (en la primera eran árabes, en la segunda, turcos y en la tercera, rusos), alguna escenita familiar; pero sobre todo escenas de acción que se suceden brusca y frenéticamente. Incluso el final, el momento antes de que lluevan los créditos, se siente como si hubiese sido cortado de antemano.

La dirección de Oliver Megaton sigue siendo pobre y el guión, firmado entre otros por Luc Besson nuevamente quien sigue en la producción, hace agua por todos lados: a veces cae en obviedades y diálogos que explicitan lo que vemos y otras provocan risa por lo inverosímil de lo creado. No sabemos si realmente no va a haber otra continuación, pero por las dudas siempre se encargan de dejar una puerta abierta.

taken-3

A %d blogueros les gusta esto: