Crítica de Estrenos

Estrenos Héctor y la búsqueda de la felicidad de Peter Chelsom

¿Qué es la felicidad? Eso que nos preguntamos todos alguna vez es lo que se pregunta Héctor, un psiquiatra con una vida arreglada y mecánica. Pero cuando le llega esa necesidad de encontrar esa respuesta, decide embarcarse en un viaje “de investigación” que poco a poco le irán mostrando diferentes sensaciones y, lo más importante, diferentes verdades sobre la felicidad.

¿Qué es la felicidad? Eso que nos preguntamos todos alguna vez es lo que se pregunta Héctor, un psiquiatra con una vida arreglada y mecánica. Pero cuando le llega esa necesidad de encontrar esa respuesta, decide embarcarse en un viaje “de investigación” que poco a poco le irán mostrando diferentes sensaciones y, lo más importante, diferentes verdades sobre la felicidad.

Pero así como esa pregunta requiere probablemente una respuesta profunda y elaborada, la película es una especie de Walter Mitty (Ben Stiller) sin mucha gracia, llena de clichés y más bien vacía. Simon Pegg hace lo que puede pero su personaje es insoportable, por eso no convence como el psiquiatra que más allá de su buena vida, mujer y trabajo, que además disfruta; necesita escaparse de todo eso para descubrir qué es la felicidad. Rosamund Pike, como su perfecta y bella esposa, irradia encanto y nada más. Toni Collette le impregna al relato un poco de más de vitalidad aunque nada ni nadie puede salvarlo. El principal problema no son ellas, sino el guión que las introduce sin mucha dimensión.

Como si fuera poco, dos horas resulta muy extenso para este relato del director Peter Chelsom, el mismo de la película de Hannah Montana (dato no menor) que no logra siquiera destacarse dentro del género de comedia, pero que no le escapa a momentos dramáticos. El film podría haber incluso aprovechado la cultura de los diferentes lugares que Hector decide visitar, pero cae en los estereotipos de cada uno de ellos.

Despareja, quizás porque la película no termina de decidir si quiere ser comedia, drama o simplemente un relato espiritual, busca hablar de algo tan general como la felicidad, pero no elige el tono adecuado.

hector1

A %d blogueros les gusta esto: