Festivales Festivales Argentinos

7º Festival de Cine Frances Les Avant-Premières: Segunda cobertura

Continua nuestra cobertura de la séptima edición del Festival de Cine Francés Les Avant-Premières, con tres películas que se pudieron ver en el evento.

Continua nuestra cobertura de la séptima edición del Festival de Cine Francés Les Avant-Premières, con tres películas que se pudieron ver en el evento.

 

Saint Laurent  de Bertrand Bonello

saint-laurent-6

Bertrand Bonello fue uno de los dos encargados de llevar al cine la figura ya mítica del mundo de la moda. Mientras en su país ese mismo año se estrenó también Yves Saint Laurent, de Jalil Lespert, es la película de Bonello la que logró un mejor reconocimiento de la crítica y premios.

El film, de más de dos horas de duración, se enfoca principalmente en aquel momento de la carrera de Saint Laurent en el que ya es un reconocido diseñador con una marca reconocida (ya pasó su etapa por Christian Dior y ahora lleva adelante la de su nombre), pero está a punto de hacer historia. Porque el mundo de la moda todavía no se había atrevido a probar muchas cosas que hoy en día son muy corrientes en las pasarelas del mundo.

Uno de los grandes aciertos de la película es justamente el de saber dividirse entre biopic más bien clásica (y las que tienen que ver con un genio atormentado son siempre las preferidas) y el retrato de un mundo aparentemente frívolo y superficial como lo es el de la moda. En este último lado se aprovecha para introducirnos en los detrás de escenas del proceso de creación de una colección, de manera casi documental a veces, mostrándonos el detalle y el tiempo que se le dedica a cada prenda.

El encargado de convertirse en Yves es Gaspard Ulliel (quizás muchos lo recuerden  por Hannibal Rising aunque también es modelo de un perfume de Chanel cuyo anuncio en nuestro país está por todos lados actualmente). Más que un rostro bonito, Ulliel se entrega a su personaje con elegancia y convicción. Lo acompaña Jeremie Renier como Pierre Bergé, el viudo que en la vida real aprobó esta película. Louis Garrel aporta sensualidad y dramatismo a la historia, Lea Seydoux y la modelo Aymeline Valadenos regalan belleza y magnetismo femeninos.

Una película que sirve poco quizás como documento histórico, porque está dirigida a un público con cierto conocimiento del mundo de la moda, pero que cautiva desde lo formal y especialmente desde las actuaciones.

L’homme qu’on aimait trop de André Téchiné

FRENCH RIVIERA André Téchiné Fidélité Films/Luc Roux

Película de André Téchiné que comienza situada en 1976. La hija de la dueña del Palais de la Méditerranée se enamora del abogado de la familia y con él planean quedarse con el dinero al que la madre todavía no le permite tener acceso. Esa madre es Catherine Deneuve y el abogado, Guillaume Canet.

El film pretende ser un thriller de misterio pero a la larga se termina pareciendo más a un drama poco interesante. La relación de Agnes (Adèle Haenel) y su madre y las idas y vueltas que tiene con el abogado son los principales elementos de esta historia. Ya en la tercera parte del film, que avanzó en el tiempo muchas décadas, apuesta al cine de juicios, acá sobre el que la madre logra reabrir sobre su hija. Es que Agnes le quitó el dinero a su madre y se lo dio a su amado, luego quiso suicidarse sin mucho éxito y tras quedarse todo el dinero en la cuenta del abogado, ella desapareció misteriosamente. La película está basada en un hecho verdadero y no resuelto, es que quedan muchos huecos por llenar. Pero este no es el problema principal, sino que no logra entretener y las dos horas que dura la película se tornan largas y pesadas.

Les combattans de Thomas Cailley

645391-les-combattants

La protagonista de L’homme qu’on aimait trop protagoniza también esta comedia romántica a la francesa, junto a Kévin Azaïs. Ella es una chica ruda que quiere entrar al servicio militar y se la pasa entrenando para sobrevivir, ella sola parecería saber a qué. Él es un chico humilde que tiene un negocio familiar junto a su hermano que intentan llevar adelante tras la reciente muerte de su padre. El primer contacto entre ambos es en una lucha en la que él, que no quiere pegarle a una mujer, la termina mordiendo.

Ellos chocan y se encuentran continuamente. Él termina anotándose en un entrenamiento de una semana sólo para seguirla a ella.

La música que acompaña muchas de las escenas rememora a la partitura que Mark Mothersbaugh creó para Vida Aquatica de Wes Anderson, electrónica sin ser invasiva. Y la química entre los dos actores funciona muy bien.

Esta historia entre la chica difícil y el muchacho tierno que se enamora es más bien fresca y simple y ahí radica gran parte del encanto. Sin muchas pretensiones, es una comedia romántica que se desarrolla de manera inteligente, no poco predecible, pero siempre de manera agradable y verosímil.

A %d blogueros les gusta esto: