Crítica de Estrenos

Estreno La Parte ausente de Galel Maidana

Se estrenó La parte ausente de Galel Maidana, relato de ciencia ficción y noir protagonizado por Celeste Cid y Alberto Ajaka.

Se estrenó La parte ausente de Galel Maidana, relato de ciencia ficción y noir protagonizado por Celeste Cid y Alberto Ajaka.

La película comienza con un prólogo donde se narra de cómo en un futuro no muy lejano, se persigue a seres “diferentes” para poder hacer experimentos genéticos con ellos porque ya no hay tecnología e incluso hubo un retroceso en la era informática. A continuación, de forma contundente un plano general de Buenos Aires desde el cielo, oscura, en blanco y negro. ¿Remite a algo? Por supuesto, a Blade Runner.

En vez de tener a Deckard, acá tenemos a Chockler, un detective y asesino a sueldo, que parece extraído de alguna novela gráfica de Frank Miller. El personaje debe buscar a un tal Víctor de parte de una extraño y sensual muchacha, Lucrecia, que lo viene a visitar.

Lo previsible, entre el detective privado y la clienta habrá cierta tensión erótica y romántica, y en medio de la búsqueda, el protagonista se verá involucrado con un misterioso científico, en una Buenos Aires, deprimente, constantemente nocturna, post apocalíptica.

Maidana consigue hacer un retrato de ciencia ficción-noir prolijo, con una puesta en escena cuidada, donde se destaca la fotografía de Lucio Bonelli y la dirección de arte de Marcelo Pont Vergés. Los climas están bien construidos, así como el universo de los personajes. No vale la pena adelantar mucho, pero por supuesto, que además de experimentos, también hay seres que se alimentan de sangre humana para sobrevivir, y por lo tanto, la película hace una interesante cruza genérica.

Si bien la primera media hora es atrapante, la segunda es un poco más morosa y pierde el ritmo inicial, para dar un cierre un poco abrupto y apurado.

El guión abre demasiadas puertas que hubiese sido interesante seguir explorando, pero en cambio se queda en la superficie, como si todo fuera un fresco pantallazo de algo más grande que está por venir.

Es indudable el talento e imaginación visual de Galel Maidana, quién sorprende con esta propuesta –teniendo en cuenta que su único antecedente es un documental social- donde quedan claros los artificios del lenguaje propios de un cómic o novela gráfica. Estereotipos, cuidado estético. Es claramente una propuesta vistosa y atractiva, pero que necesitaba pulirse un poco más desde la narración. El elenco es sólido y hay pequeños momentos humorísticos que disipan un poco la tensión.

LPA1

A %d blogueros les gusta esto: