Festivales Festivales Argentinos

BAFICI A girl walks home alone at night de Ana Lily Amirpour

El primer western iraní de vampiros. “Iraní”. Bueno, en realidad la historia de la película sucede en un pueblo ficticio de Irán pero el film está rodado en Estados Unidos y de allí mismo es la producción de la película. No obstante, A girlwalks home alone at night no resalta solo por esta peculiaridad.

El primer western iraní de vampiros. “Iraní”. Bueno, en realidad la historia de la película sucede en un pueblo ficticio de Irán pero el film está rodado en Estados Unidos y de allí mismo es la producción de la película. No obstante, A girlwalks home alone at night no resalta solo por esta peculiaridad.

Se percibe que las decisiones estéticas que toma Ana Lily Amirpur, su directora (y no es dato menor que la película esté dirigida por una mujer, pero vuelvo al tema más adelante), van a ser uno de sus recursos primordiales. Es que la historia es pequeña, está bien desarrollada, porque el guión no hace agua, pero lo que la imprime de cierta genialidad es justamente la estética audiovisual en la que se hace hincapié. Rodada en blanco y negro (con blancos y negros bien definidos, sin mucha escala de grises), con planos creados con mucho cuidado y logran crear imágenes que por sí solas cuentan una historia, el uso de la música y de silencios en escenas claves, la ralentización en momentos tan bellos que parecería que quisieran ser alargados para que no se terminen, son sólo algunas de las decisiones varias que la directora utiliza en esta película.

Pero es más que un conjunto de buenas (y quizás por momentos excesivas) decisiones estéticas. La historia no es plana, y más allá de su simplicidad abre muchas aristas. No es casual que se decida situarla en un pueblo de Irán. No es casual que el pueblo se llame Bad City (ni que su nombre suene tan artificial como algunos de sus mencionados recursos estéticos). No es casual que su protagonista mujer vampiro sólo ataque hombres. No es casual que estos hombres antes se hayan portado mal con alguna mujer. Por eso no es casual que la película esté escrita y dirigida por una mujer, y que en cada plano se note que es una persona que sabe qué quiere, que sabe muy bien qué película quería entregar. Porque no deja nada librado al azar.

No hay casualidades. Todo en este film está pensado y cuidado. Y por momento puede parecer que hace uso y abuso de algunos recursos pero a la larga funciona como la película cool de vampiros que evidentemente quiere ser. Y es que por momentos rememora a la historia de vampiros que contó Jim Jarmusch (Only lovers left alive), en la que filmaba escenas románticas entre dos seres inmortales y con el uso de alguna canción pop que le imprimía ese sello cool al que hacía referencia. Y acá, una de las escenas más bellas de la película es la musicalizada por la banda White Lies.

AGirlWalksHomeAloneAtNight

A %d blogueros les gusta esto: