Crítica de Estrenos

Estreno Recuerdos secretos de Atom Egoyan

Se estrena, Recuerdos Secretos, la película del canadiense Atom Egoyan que vino a presentar el año pasado al Festival de Cine de Mar del Plata.

Se estrena, Recuerdos Secretos, la película del canadiense Atom Egoyan que vino a presentar el año pasado al Festival de Cine de Mar del Plata.

En su premisa, Recuerdos Secretos recuerda (y mucho) a Memento, aquella película de Christopher Nolan en la que un Guy Pearce perdía la memoria a cada rato por lo que se tatuaba ciertos recordatorios. En la nueva película de Atom Egoyan, el protagonista principal sufre una pérdida de memoria pero que es debida a una demencia producto de su edad.

Zev (Christopher Plummer) es un hombre ya muy mayor, que vive en un asilo de ancianos, hasta hace poco con su mujer recientemente fallecida a la que sigue llamando cada vez que se despierta.Un compañero suyo (interpretado por Martin Landau) con quien parece haberse vuelto muy cercano, le escribe una carta y le prepara todo para que pueda llevar a cabo cierto plan que armaron entre los dos, aunque a Zev se le olvide a cada rato (y tenga que volver a releer esa carta). El plan consiste en encontrar a un ex oficial de Auzwitsch que asesinó a sus familias.

remember-xlarge

Es así que Egoyan bucea primero en el tema de la memoria, algo que nos da identidad, de allí al pasado, aquel que el protagonista al no recordar a veces no siente como propio, o lo siente deformado, pero luego se va introduciendo cada vez más en el tema del Holocausto y las heridas abiertas.

La idea del realizador parece provocar, perturbar y sin duda lo logra, el problema es que mientras la primera mitad del film está construido con cuidado y en general de manera bastante sutil (hay algunas sobreexplicaciones, de todos modos), a lo último recae en vueltas tramposas y, si se las piensa demasiado, algunas poco verosímiles, rasgo importante cuando se tocan temas tan frágiles como siempre lo será el del Holocausto.

Recuerdos Secretos es interesante, polémica, sí, discutible, sin embargo no tan notable como Egoyan en algún momento logró ser, ni siquiera tan provocadora. La actuación de Christopher Plummer está muy bien pero tiene ciertos problemas su personaje, destacándose mejor Martin Landau. El thriller con esta temática no termina de funcionar.

A %d blogueros les gusta esto: