Crítica de Estrenos

Estrenos La resurrección del mal, de Andrew C. Erin

Escrita y dirigida por Andrew C. Erin, La resurrección del mal es una película de terror que llega a cartelera justo para Halloween pero no tiene mucho para ofrecer.

Escrita y dirigida por Andrew C. Erin, La resurrección del mal es una película de terror que llega a cartelera justo para Halloween pero no tiene mucho para ofrecer.

Jackie (Julie Benz) sale de rehabilitación, probablemente después de mucha lucha consigo mismo y sus demonios, y se va a vivir al edificio Havenhurst (que da nombre originalmente al film).

Ese edificio comandado por una señora mayor y elegante tiene como función acoger a personas con pasados tormentosos que han logrado salir y seguir adelante. El problema es que rápidamente se percibe que algo raro sucede o vive allí dentro, y cuando un inquilino no se porta como debe, no aprecia la vida y recae en sus malas e insalubres costumbres, se lo echa y rápidamente no se vuelve a saber de él, desaparece misteriosamente. Eso pasa con Danielle (Danielle Harris), una amiga de Jackie de quien ella no supo más nada y parece haber dejado su departamento hasta con los objetos más preciados que nunca abandonaría.

Misterio. Esta película de terror hace ademán de querer construir suspenso pero lo cierto es que la información es dada al espectador inmediatamente. Ni bien empieza la película ya intuimos quiénes son los villanos y cuáles son sus motivaciones (la propia arrendataria se lo hace saber: la única condición es portarse bien), es la protagonista quien tarda en descubrirlo y esas revelaciones ya se sienten gastadas en ese momento. Hasta hay una subtrama policial que no termina aportando nada.

Terror. El miedo se intenta construir a través de planos abruptos y un personaje que aparece siempre fuera de foco, con una puesta en escena y fotografía más bien oscura (el edificio gótico que funciona como centro de la trama es muy atractivo visualmente pero los planos desde su exterior son todos iguales y poco inspirados). Y sobre todo hay abuso de golpes de efectos con la banda sonora. Por lo tanto, nunca logra generar real sensación de terror.

La resurrección del mal-vision del cine
La resurrección del mal-vision del cine

Gore. Sangre y muertes las hay. Sin embargo sólo unas pocas logran generar cierto impacto visual, y al mismo tiempo desentonan con el clima oscuro al que apuesta el relato.

La construcción del personaje principal está apenas lograda. Sabemos que es una alcohólica en recuperación y no tardaremos en descubrir lo que aquella adicción le costó. Pero cuando se trata de luchar con este nuevo demonio aparece una idea de que a veces para vencerlo se necesita de otro. No obstante no se termina de desarrollar esta interesante arista y en su lugar se elige ir por el camino más fácil y predecible.

Hay además una referencia a un personaje real de la historia que es lo único que no conviene adelantar (sólo podremos decir que American Horror Story lo hizo un poquito mejor) que logra que la trama sea lo más redonda que pueda, que al menos tenga cierta lógica.

La resurrección del mal termina resultando un film obvio en el más aburrido de los sentidos, con excepción de algunos momentos ya cerca del final que generan risas involuntarias por lo ridículo. Una película con una buena idea inicial pero nada más.

A %d blogueros les gusta esto: