Festivales Festivales Argentinos

54º Edición del Festival Internacional de Cine de Gijón: Luz, cámara…acción!

Comenzó la 54° edición del FICX en la lluviosa ciudad de Gijón: programa en mano y que comience la acción.

Comenzó la 54° edición del FICX en la lluviosa ciudad de Gijón: programa en mano y que comience la acción.

El primer día del FiCx presentó entre otros, dos films de competencia en la sección oficial: El nacimiento de una nación, de Nate Parker, y Layla M. de Mijke De Jong. Casualmente ambas relacionadas a la religión. Dios para unos, Alá para otros. Uso, y abuso, de las creencias.

En primer lugar se presentó El nacimiento de una Nación. Opera prima del estadounidense Nate Parker, que no sólo afrontó el desafío de dirigir el film, sino que también encarna el papel principal, es guionista y productor.

Festival de cine de Gijón- vision del cine
Festival de cine de Gijón- vision del cine

Se han hecho numerosos films sobre el sistema esclavista en el sur de EEUU antes de la Guerra de Secesión, ¿Cuántas veces vimos esas mansiones blancas en grandes campos de algodón?.
El film debut de Nate Parker nos lleva nuevamente a dicha temática, pero de la mano del personaje de Natahiel Turner quien en 1831 lidera una revolución de esclavos negros valiéndose de la palabra de Dios. Así como los esclavistas justificaban muchos de sus abusos en la palabra del Señor, Turner encontró en ellas las necesarias para revelarse. Turner es un esclavo, pero también un enviado por Dios.

Nate Parker sale ileso del desafiante reto de guionar, producir, dirigir y actuar. Aunque por momentos pareciera que se haya quedado con las ganas de interpretar el papel de Django en el film de Quentin Tarantino. Con un papel más pequeño, Aunjanue L. Ellis realiza una gran actuación en el rol de la madre de Nat Turner.

Un film de hermosa fotografía, que construye sutilmente el clima necesario como acompañar la transformación de Turner en un líder. El Nacimiento de una Nación es la historia de un líder. Un líder negro.

El film de Nate Parker se presenta en un mundo aún convulsionado por el reciente resultado de las elecciones en E.E.U.U. Lucha de esclavos. Lucha de inmigrantes. Ayer negros, hoy latinoamericanos o musulmanes. Parece que no hemos aprendido nada en muchos sitios de este planeta.

Más tarde llegó el turno de Layla M, el último largometraje de la directora neerlandesa Mijke De Jong. A través del personaje de Layla la directora aborda la problemática de la racionalización religiosa. Una adolescente holandesa de origen marroquí que, preocupada por la situación de la fe islámica en occidente, decide optar por una práctica más radical de su religión.

Festival de cine de Gijón- vision del cine
Festival de cine de Gijón- vision del cine

Escrita por la misma directora junto a su marido, Jan Eilander, Layla M no busca dar respuestas a un situación política y social que tiñe todo occidente, sino generar preguntas. Un entrelazamiento con la realidad, quizás a mi parecer un poco arriesgado.

“Me reconozco en Layla” dirá la directora, que elije nuevamente para sus film una protagonista mujer, continuando así con su postura de necesidad de más roles femeninos como protagonistas de la cinematografía actual. En este caso, será una joven y debutante actriz: Nora El Koussour,. Sin experiencia previa en su labor de actriz, pero con estudios avanzados en arte dramático, El Koussour compone el personaje de Layla con carácter y determinación.

De Jong busca plasmar en el film no solamente un contexto social y político actual, sino también el camino y la búsqueda por su identidad y de cada ser humano. Y en particular el paso de la juventud a la adultez. Transiciones frágiles si las hay.

“Para ser autónoma, necesita límites” dice Mijke De Jong acerca del personaje de Layla. Pero los limites no son compatibles con el fervor de la adolescencia. Es por lo tanto acertada la decisión de la directora neerlandesa en utilizar la cámara en mano, generando no solo la cercanía del público con el personaje, sino también para acompañar el recorrido de Layla en la búsqueda de su identidad.

Lo cierto es que Layla M. recién comienza a estrenarse en los distintos festivales del mundo y despierta comentarios encontrados. Creo que la susceptibilidad de un tema como la racionalización de las religiones no permite percatar la linea argumental de la búsqueda personal de toda ser humano. En pantalla cobra fuerza no sólo los negros ojos de Nora El Koussour, sino también lo oscuro del fudamentalismo islámico.

El día finalizó con la Gala de Apertura con la conducción de Toni Garrido. Humor, música y política fueron los condimentos de una inauguración esperada. Si, esperada ya que peligró su continuidad este año. Los ajustes no son de marca argentina, también cruzando el charco se viven las consecuencias de los recortes en cultura. Pero el Ficx prendió anoche las luces del Teatro Jovellanos y dio inicio a un festival que promete.

A %d blogueros les gusta esto: