Crítica de Estrenos

El otro lado de la esperanza de Aki Kaurismäki

Con una particular mezcla de drama realista y humor absurdo, el film El otro lado de la esperanza, de Aki Kaurismäki, logra darle una mirada fresca y muy personal al aún vigente conflicto en Siria y la crisis de los refugiados.

Con una particular mezcla de drama realista y humor absurdo, el film El otro lado de la esperanza, de Aki Kaurismäki, logra darle una mirada fresca y muy personal al aún vigente conflicto en Siria y la crisis de los refugiados.

El argumento de la película no es nada innovador: una inhóspita y cruda Finlandia recibe a Khaled, un refugiado sirio, que solicita asilo al mismo tiempo que, desesperado, intenta dar con el paradero de su hermana, único pariente vivo que le queda. Por otro lado, un finlandés abandona su matrimonio en medio de una crisis existencial. El destino hace que ambos personajes se encuentren en medio de su búsqueda pudiendo, al ayudar al otro, encontrar su propio camino también.

Lo que vuelve original a este film es la forma en la cual se construye el relato. La violencia contenida y lo inadmisible de la situación actual del mundo se ven reflejados en las situaciones que atraviesan los personajes, que van desde el drama realista más tajante al humor más absurdo, llevando al espectador siempre hacia lugares imprevisibles, sin que esto parezca forzado.

Aunque la trama ronda el conflicto bélico en Siria y el problema de los refugiados en Europa que aún no encuentra consenso ni solución, es el relato y la particular forma en la que el director logra contar los acontecimientos sin caer en los clásicos golpes bajos o en las situaciones ya conocidas, lo que lo vuelve un film tan particular y disfrutable, y tan original respecto a las otras miradas que hoy día pueblan las pantallas de televisión y las redes sociales.

El punto más interesante de la película está sin dudas en el picaresco personaje de Wikström que, lejos de cualquier caricatura clásica, flirtea con el espectador generándole desagrado y simpatía en partes iguales a lo largo de todo el film y generando las más variadas y, por qué no, divertidas situaciones.

A %d blogueros les gusta esto: