Festivales Festivales Argentinos

Competencia Vanguardia y Género BAFICI: Gutland de Govinda Van Maele

Escrita y dirigida por Govinda Van Maele en su primer largometraje de ficción, Gutland es un drama rural con tintes de thriller sobre un hombre que llega a un pequeño pueblo y los misterios que giran en torno a él.

Escrita y dirigida por Govinda Van Maele, en su primer largometraje de ficción, Gutland es un drama rural con tintes de thriller sobre un hombre que llega a un pequeño pueblo y los misterios que giran en torno a él.

Un vagabundo alemán llega a un pueblo campestre de Luxemburgo y busca refugio y trabajo. Nadie sabe de dónde viene ni de qué escapa, pues se presenta como un hombre arisco y de pocas palabras. Más allá de su parquedad, la gente del pueblo de a poco comienza a integrarlo. Y pronto el misterio girará, no en torno a quién es este hombre sino qué sucede y qué secretos guarda la gente de ese lugar.

Gutland es en gran parte del relato un drama rural. Mientras Jens (interpretado por Frederick Lau, el protagonista de la alemana Victoria) empieza a conocer el pueblo y sus costumbres, aprende también del trabajo de campo y de granja. El director filma estos paisajes rurales con prolijidad y aprovechando esos cielos que empiezan a predecir lo que se va a venir, siendo su hermano Narayan Van Maele el director de fotografía.

En el trayecto, Jens conoce a Lucy. Pero ni siquiera a ella le dirá quién es ni de dónde viene. El espectador no tarda en intuirlo. Sin embargo lo que llama la atención luego son pequeñas cosas extrañas que Jens se va encontrando y que involucrarían a la gente del pueblo.

Hay en Gutland un clima siempre enrarecido. Al rato todo parece normal y luego estamos a la espera de que algo terrible suceda. Es recién al final cuando se revelará la verdadera intención de esa gente pueblerina y el resto de los detalles que nos fueron brindando durante el relato comenzarán a cobrar sentido. Es que a la larga estamos ante un film bastante redondo donde nada está librado al azar.

Un film que logra atraparnos sin la tensión suficiente de un thriller puro pero lo suficientemente intrigante como para que no queramos dejar de verla. En alguna escena en particular que se sucede en medio de un campo de maíz recuerda un poco a la brillante Tom à la ferme de Xavier Dolan y es que a la larga tiene un poco de ella en el sentido de que ese clima tan extraño nos hace sentir casi como si estuviésemos ante una película de terror.

Efectiva, atrapante y bien contada, más allá de lo poco verosímil que podría sonar su resolución, Gutland está narrada y filmada de manera prolija y convincente.

A %d blogueros les gusta esto: