Festivales Festivales Argentinos

Competencia Vanguardia y Género BAFICI: Milla de Valerie Massadian

El segundo largometraje de Valerie Massadian (Nana) es un drama que gira en torno a una adolescente que se escapa con su novio para construir un hogar.

El segundo largometraje de Valerie Massadian (Nana) es un drama que gira en torno a una adolescente que se escapa con su novio para construir un hogar.

Escrita y dirigida por Valerie Massadian, Milla es el retrato de una joven adolescente francesa. Lo que hace la realizadora es seguirla a través de diferentes fragmentos de su vida. El film empieza con la joven junto a su novio que acaban de fugarse. De a poco pasan de no tener nada a tener un hogar improvisado. Una casa abandonada, armarlo con cosas que recogen de la calle, contar las monedas.

Milla y Leo son jóvenes y por momentos parecen dos niños jugando a ser adultos. Hacen chistes, bailan, cantan, se pintan, pero también se preparan la comida, lavan la ropa y arman una biblioteca improvisada. La panza de Milla empieza a crecer y Leo consigue trabajo en un barco pesquero.

Y entonces Milla lo pierde de manera inesperada. Se queda sola con ese embarazo ya muy avanzado. Y ahora es ella la que va a trabajar, limpiando cuartos de un pequeño hotel cargando su pesada panza.

La narración de Massadian no sigue peripecias específicas en la vida de esta joven Milla. Parecería que lo que decide hacer es seguirla a través de “momentos en la vida de”, por lo que las escenas a veces son largas y, si bien a simple vista no siempre agregan mucha información, ayudan a delinear y seguir al personaje principal. Así, no hay ni una tensión ni una intriga en particular, sino que al film se lo disfruta mientras somos testigos de cómo es la vida de esta adolescente que se hace mujer y que está sola para llevar adelante el embarazo.

Milla y Leo se escaparon y de ese pasado no sabremos nada. Ese pasado quedó atrás, eran ellos dos solos. Y luego queda ella sola. Luego sola con su hijo. Como si siempre pudiera moverse sólo de a pares. Hay una escena incluso que los tiene a los dos en medio de una fiesta llena de gente que bebe, canta y baila. Y a Milla se la ve incómoda. En cambio, de a dos es otra persona, por eso también logra relacionarse con la mujer con la que trabaja.

Gran parte del mérito de esta película radica en esa protagonista enorme que es Severine Jonckeere. Interpreta a esta Milla, o a estas diferentes Millas, con una naturalidad que por momentos hacen lucir al film como casi un documental. Porque Massadian sigue y observa a su protagonista, sin juzgar, sin golpes bajos (más allá de temáticas tan exploradas como la fuga de la casa, el embarazo adolescente). Sí se nota que quiere a su protagonista y por eso no puede dejar de mirarla. Y por eso nosotros no queremos dejar de mirarla.

En el medio también se cuela un número musical con una canción que se repite a lo largo del film y no sólo resulta un momento hermoso sino también muy expresivo. Es que entra en escena la banda Ghost Dance y Valentine Carette con su versión de “Add it up”, una canción sexy y al mismo tiempo llena de rabia.

Milla, protagonista y película, es hermosa y cautivante. Aunque el film dura poco más de dos horas y se tarda un poco uno en introducirse en el relato, dan ganas luego de seguir siendo testigos de la vida de esta mujer.

A %d blogueros les gusta esto: