Festivales Festivales Argentinos

Competencia Vanguardia y Género BAFICI: The Seen and Unseen de Kamila Andini

De Indonesia llega esta película escrita y dirigida por Kamila Andini, un drama onírico sobre una niña a la que se le enferma su hermano mellizo y la única manera que encuentra de lidiar con esa tragedia es creando un mundo de fantasía propio.

De Indonesia llega esta película escrita y dirigida por Kamila Andini, un drama onírico sobre una niña a la que se le enferma su hermano mellizo y la única manera que encuentra de lidiar con esa tragedia es creando un mundo de fantasía propio.

The Seen and Unseen es una película que, con delicadeza y una sensibilidad especial, sigue a la joven Tantri, una niña a la que se le enferma su hermano mellizo y todo parece indicar su inminente muerte. Como sucede especialmente con los mellizos y los gemelos, un hermano es parte de uno, y para Tantri su hermano es casi como su otra mitad. La enfermedad que lo deja internado le quita esa compañía permanente que tenía en su cotidiana vida de esa pequeña aldea, entre las hierbas y el paisaje que los rodea.

La directora Andini le imprime magia e intriga al relato, con una narración de pocas líneas de diálogos y muchas imágenes sugerentes. Nunca es explícita ni condescendiente. Y aunque narra una historia triste, la de una dolorosa partida, lo hace con la dulzura propia de los niños.

Ambas interpretaciones infantiles son muy buenas, en especial la de la niña (Ni Kadek Thaly Titi Kasih), que tiene el papel más complejo. Con pocas palabras va transitando los diferentes estadíos en el que la pone la inminente muerte de su hermano. Desde la curiosidad, la confusión, hasta cuando comprende lo que está pasando, lo que va a pasar y explota del modo que puede. Es sorprendente sobre todo porque Andini la filma en largos planos sin cortes y ella se mueve frente a la cámara siempre con mucha naturalidad.

Mística, evocadora, The Seen and Unseen parte de una premisa narrativa muy pequeña y simple y con ella logra construir un universo entero de la mano de esa niña que encuentra en sus mundos de fantasía la manera de lidiar con lo ineludible. Es cierto que el argumento es tan pequeño que por momentos da la sensación de que un largometraje le queda un poco grande, no obstante la belleza con la que filma Andini permite al espectador paciente disfrutarla y sentirla. Aunque potente, es más simbólica que narrativa.

A %d blogueros les gusta esto: