Festivales Festivales Argentinos

Competencia Vanguardia y Género BAFICI: T.R.A.P. – World of Tomorrow Episode Two: The Burden of Other’s People Thoughts – Snowy Bing Bongs across the North Star Combat Zone

Un cortometraje argentino que fusiona diferentes épocas, la continuación del bello cortometraje animado de Don Hertzfeldt y la película del grupo de bailarinas y comediantes conocidas como el Cocoon Central Dance Team.

Un cortometraje argentino que fusiona diferentes épocas, la continuación del bello cortometraje animado de Don Hertzfeldt y la película del grupo de bailarinas y comediantes conocidas como el Cocoon Central Dance Team.

T.R.A.P.

Escrito y dirigido por Manque la Manca, este corto argentino que participó en el último Festival de Cine de Berlín comienza con tres medievales recorriendo la selva ribereña en busca un lugar sagrado. Pero lo que al principio parece una película de época -incluso en el estilo con el que está rodado parecería ser salida de otro tiempo-, luego se va revelando como contemporánea, o como un extraño híbrido. A la larga, son tres amigos jugando, en un momento, con el Verdad/Consecuencia como disparador de una escena sexual explícita que nos da la sensación de que cambiamos de película y no nos dimos cuenta.

Es que durante los minutos que dura el film, se juega con el tiempo y el espacio. Puede ser uno, puede ser otro, o pueden ser ambos. Esa no distinción también se da con los géneros. Son dos hombres y una mujer pero a la hora de jugar y experimentar no hay divisiones.

El film tiene algo de experimental también en su realización, además del 16 mm con un fragmento videoclipero incluido. Extraña, intrigante y local, con menciones a los masones del Río de la Plata y hasta a Santiago Maldonado desde la radio del auto.

World of Tomorrow Episode Two: The Burden of Other’s People Thoughts

Otra vez de la mano de Don Hertzfeldt, el animador nos vuelve a presentar una historia protagonizada por Emily Prime y uno de sus clones. Lo que en la primera entrega nos enamoró, acá vuelve a repetirse. La ternura de sus personajes (Emily Prime está basada en las vivencias de su propia sobrina), el humor entre cínico y simpático, su melancolía y la estética simple pero desbordante (en este caso, quizás más psicodélica que antes aunque las figuras sean siempre de palitos), todo vuelve a estar presente.

En esta segunda parte no necesitamos saber demasiado cómo o por qué hay un clon de Emily Prime, de todos modos una breve explicación permite que el cortometraje se pueda ver sin necesidad de la primera parte (pero sería mucho mejor y más hermoso si así fuera), aunque sí explora mucho más el mundo de la memoria y cómo funciona el de los clones.

“Es fácil perderse en los recuerdos”, le alerta el clon a Emily Prime cuando pasean por un campo lleno de recuerdos que se identifican por su sabor. “No podemos escapar del pasado. Hay que dejarlo ir”. Un film que, en sus pocos minutos, contiene todo un universo propio y que nos deja con ganas de ver más de Emily Prime y sus clones.

El primer corto estuvo nominado a los Premios Oscars y ganó como Mejor Cortometraje de la Competencia de Vanguardia y Género en el 2015. Ahora Don Hertzfeldt vuelve a tornarse existencial, apuesta a más clones, a una mayor duración (es un cortometraje de 23 minutos) y además de ser visualmente muy llamativa aun en su simpleza, suena música clásica de primer nivel. Imposible no enamorarse de esta historia.

Snowy Bing Bongs across the North Star Combat Zone

Escrita y dirigida a cuatro manos por Alex Huston Fischer y Rachel Wolther, la película gira en torno a varios sketchs protagonizados por el Cocoon Central Dance Team.

El Cocoon Central Dance Team es un trío de mujeres que bailan al mismo tiempo que exploran la comedia principalmente desde lo corporal, muy física y gestual. Conformado por Sunita Mani, Tallie Madel y Eleanore Pienta, ellas mismas protagonizan el film entre curiosos números musicales y sketchs que, ya sea juntas o por separado, apuestan a un humor siempre absurdo.

Así Snowy Bing Bongs es divertida, irreverente, impredecible y fresca. A nivel técnico, cuenta con una dirección de arte notable, que sabe jugar con escenarios, con colores, con el blanco y negro y hasta con el stop motion en una breve escena.

Si bien no sigue una línea narrativa precisa, el film es más bien como un conjunto de sketchs en los que se burlan principalmente del mundo del espectáculo, cine y música sobre todo. Algunos mejores que otros, probablemente la frutilla del postre sea el Q&A que protagonizan. Está producida por el mismo equipo que Swiss Army Man y el efecto que provoca es similar: sorprende pero el humor funciona de a ratos.

A %d blogueros les gusta esto: