Crítica de Estrenos

Contra lo imposible de James Mangold

Sigue en cartelera, Contra lo imposible, de James Mangold, inspirada en la historia real de la carrera Le Mans ´66, cuando la escudería Ford le ganó por primera vez un título a la de Ferrari. Se destacan Matt Damon y Christian Bale como los impulsores de una de las más famosas hazañas del automovilismo.

Se trata de la carrera con más historia del automovilismo mundial. Desde 1923, las 24 hs Le Mans representan uno de los mayores y más apasionantes desafíos de los corredores de Fórmula 1. En 1971, el gran Steve McQueen filmó una película acerca de la misma, que mezclaba ficcionalización con documentación real, y llevaba como título el nombre de la carrera.

Pero Contra lo imposible va más allá de una simple carrera. Es el sueño de dos hombres de convertirse en los reyes del mundo, superar prejuicios, derrotar al sistema, derribar barreras burocráticas y seguir siendo amigos.

Cuando las ventas de automóviles empiezan a decaer, Henry Ford II, nieto del patriarca de la familia y presidente de la empresa Ford, necesita una nueva campaña de marketing que incremente las ventas. Sus asesores sugieren meter a Ford a competir en Le Mans y, sobretodo, ganar la carrera.

Competir contra Ferrari, la escudería favorita, parece una locura, pero el ingeniero elegido para diseñar ese auto triunfador es Carroll Shelby, el único estadounidense que ganó Le Mans hasta el 66. Su socio en esta carrera contra el tiempo es Ken Miles, un corredor británico, devenido en mecánico, padre, esposo y apasionado por la velocidad.

James Mangold demuestra una vez más su precisión y perfecto timing para la narración, sin importar el género que esté haciendo. Desde Cop Land, y pasando por Inocencia interrumpida, Johnny y June: locura y pasión, 3:10 a Yuma, Encuentro peligroso y las dos últimas entregas de la trilogía Wolverine ha construido una filmografía con fuertes raíces de cine clásico artesanal, de estética invisible, pero fidelidad y honestidad discursiva, buenos personajes, y sobre todo, emociones genuinas.

Contra lo imposible es donde más se demuestra el toque Howard Hawks de Mangold. Impecable, de principio a fin, el film acumula humor, drama y acción en dosis equilibradas, precisas, pero que se escapa de los convencionalismos. Genera empatía instantánea, cariño sin contradicciones por estos antihéroes apasionados por los autos.

No se trata de apelar a las fórmulas, sino de saber exactamente qué narrar, dónde poner la cámara y qué fibras tocar, sin caer en sensiblerías forzadas ni recursos manipuladores.

El film exhibe, más que el enfrentamiento entre dos empresas para ganar la carrera, la lucha de dos idealistas contra el corporativismo que los contrató. Es la batalla del ingenio y el arte contra el marketing y el poder. Es la metáfora perfecta de Mangold triunfando, creativamente, contra el estudio que lo contrató para hacer un vehículo hacia el éxito fácil.

La pasión por el relato, y la adrenalina que conlleva, es el motor del que dispone el realizador. Y el volante son sus protagonistas. Damon y Bale dejan todo. Mucho más que la transformación física e intelectual, ambos construyen una relación orgánica, de una química envidiable para dos artistas de ese talle que nunca habían trabajado juntos. Desde el carisma de Damon hasta la meticulosa construcción psicológica que acostumbra a brindar Bale, ambos se ponen al servicio de la historia, de sus personajes, y recorren un arco evolutivo donde aprenden el uno del otro. No es sólo una historia sobre “autos y carreras”, es una historia de amistad y conocimiento mutuo. Las miradas de cada uno, entre ellos y al entorno, expresan mucho más que cualquier diálogo, y Mangold explota con primeros planos cada gesto de su rostro.

También es destacable el trabajo de los intérpretes secundarios. Nuevamente Josh Lucas, odioso como el villano de turno, Jon Bernthal sorprende por su austera caracterización de Lee Iacocca, la británica Catriona Balfe se pone a la altura de Bale como la esposa de Miles y el dramaturgo Tracy Letts convence como el caricaturesco Ford.

Son dos horas y veinte minutos aproximadamente sin fisuras, dinámicas, adictivas, divertidas, entretenidas, emocionantes. Al film le sobran cinco innecesarios minutos finales. Un epílogo con sensación de golpe bajo. Mangold no se regodea en ello pero podría haberlo obviado, y la sensación que quedaba era tan mítica y épica que les da a sus personajes la talla de héroes, de leyendas que sobrepasan la estatura de simples hombres. Ese epílogo los baja a la tierra, los humaniza. Aun así, el film es prácticamente brillante en cada nivel.

Puntuación: 4 de 5.

Impecable desde lo narrativo, con efectos visuales y sonoros que dan una sensación inmersiva, un montaje ágil y dinámico, verosímiles y queribles interpretaciones de Damon y Bale, aires épicos, extraordinaria fotografía y banda de sonido, Contra lo imposible, de James Mangold, es una batalla imperdible para fanáticos de los fierros, pero especialmente para los fanáticos del entretenimiento cinematográfico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: