Crítica de Estrenos

Brahms: El niño 2 de William Brent Bell

Se estrenó para formato casero, Brahms: El niño 2. William Brent Bell regresa a la dirección de esta efectiva secuela que mantiene la tensión a pesar de las escasas ideas narrativas.

En 2016, El niño le dio una vuelta de tuerca al género de muñecos poseídos. (Atención: spoiler alert) Vale recordar que dicho muñeco, que aterraba a una joven niñera, en realidad era una especie de fantasma de la ópera que se ocultaba entre los muros de una mansión, y cuando la niñera no miraba, salía de su escondite y movía al rígido Brahms, generando algún que otro susto.

Esta secuela le da una vuelta de tuerca a su antecesora, convirtiendo al muñeco Brahms… ¡en un muñeco poseído! O sea, básicamente, un regreso al lugar común.

Esta vez, la protagonista es una madre (regreso de Katie Holmes al género) que después de haber sido atacada por delincuentes en su propia casa, ubicada en medio de la ciudad, queda un poco perturbada (pero no como en la película escrita por Kevin Williamson) y decide con su marido y su hijo mudarse a un cómodo hogar campestre, en medio del bosque, alejado del caos urbano. Ni bien arriban, Jude, el hijo de la pareja, que quedó mudo después del ataque, encuentra enterrado, entre los enormes abetos que rodean la casa, al misterioso muñeco que le da título al film.

Progresivamente, Jude se irá volviendo cada vez más hostil con sus progenitores y Brahms tomará protagonismo absoluto de las reuniones familiares.

A diferencia de la saga Annabelle (la más difundida y marketinera versión femenina de los muñecos diabólicos contemporáneos), William Brent Bell decide no abusar de efectos digitales y generar tensión utilizando recursos como el fuera de campo o cortes simples. Brahms logra movilizar al espectador moviendo sutilmente los ojos o girando la cabeza. Suma, además, la sólida y verosimil interpretación de Holmes que, ya alejada de sus personajes adolescentes de los años 90, sorprende como la madre de Jude y principal narradora del relato, ya que todas las acciones suceden desde su punto de vista. ¿Las acciones de Brahms son reales o producto de las secuelas psicológicas que sufrió tras el ataque hogareño?

La primera hora del film, cocinada a fuego lento, juega con el suspenso clásico. Pocos sobresaltos, pero buena dosis de tensión y misterio. En los últimos 40 minutos, el film se conecta con su predecesora y empiezan a abundar ciertos clisés del género que, si bien no molestan, tampoco suman sorpresas a un guion de por sí bastante superficial y previsible.

Lo mejor que se puede decir es que la película tuvo una accidental visión profética. Los personajes principales no se mueven de su casa. Están aislados y se comunican via skype con el exterior. Se genera, de esta manera, una sensación claustrofóbica similar a la que está viviendo el mundo en este momento.

El desenlace roza lo absurdo. Brahms toma características de un icónico personaje de ciencia ficción de los 80, y si esto fuera intencional estaríamos hablando de una de las mejores secuelas del género de los últimos años. Pero Brahms no es Chucky y el humor es inconsciente.

Puntuación: 3 de 5.

Brahms: El niño 2 es relativamente mejor en su primera mitad que su predecesora, gracias a sólidas interpretaciones, personajes bien delineados, y suspenso de manual pero efectivamente ejecutado. Mantiene la tensión con economía de recursos y herramientas genuinas. En la última media hora, empieza a derrapar por culpa de innecesarias sobreexplicaciones y escenas de acción ridículas. Si se lo toma con humor, termina siendo un entretenimiento simpático e intrascendente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: