Crítica de Estrenos

La corazonada de Alejandro Montiel

Se estrena en Netflix la primera película argentina original para esa plataforma, La corazonada, un policial dirigido por Alejandro Montiel y protagonizada por Luisana Lopilato y Joaquín Furriel.

Después del fracaso comercial y del fallido artístico que significó Perdida (2018), regresa el personaje de Manuela “Pipa” Pelari (Luisana Lopilato) en esta precuela basada en la novela La virgen en tus ojos de Florencia Etcheves, quien también oficia como coguionista junto a Mili Roque Pitt y el mismo director Alejandro Montiel.

El asesinato de una joven (Delfina Chaves), arrogante hija de un empresario importante, del que se declara autora la amiga (Maite Lanata) con quien convivía, da inicio a una investigación donde la novata Pipa se gana la atención de Francisco Juanez (Joaquín Furriel), un inspector de homicidios serio, muy respetado, pero también “observado” por sus métodos inusuales para resolver los casos, y es sumada al equipo de éste.

A la par, un accidente de tránsito en el que un joven en bicicleta es arrollado por un auto, abre otra investigación, en secreto, dentro de la fuerza y a pedido del fiscal Roger (Rafael Ferro), sobre Juanez, porque un hecho fatídico del pasado los une: el muchacho había matado a la mujer del policía en un robo.

Hay un problema fundamental en este tipo de películas nacionales que recurren al género policial como fuente, cumpliendo con todos los clisés, y tiene que ver con la elección de protagonistas policías y la necesidad de forjarlos creíbles en su modo de trabajar, en sus capacidades intelectuales, en sus modos y que esto se vuelva verosímil para un espectador argentino. Digo verosímil, no real. La traslación sin ajustes a lo idiosincrático ni matices trae aparejada la artificialidad.

Y la artificialidad es lo que caracteriza a La corazonada. Imágenes bellas y vacías. Personajes estereotipados y actuados con exceso de gestos y palabreríos en parlamentos sobreescritos en la mayoría de los casos. Historias que no atraen ni atrapan.

Las dos líneas argumentales creadas se sobreimprimen procurando generar tensión pero al espectador poco les pueden interesar porque, directamente, la película las construye y las suelta sin darle profundidad alguna, aunque sí se nota la relevancia dada a la que involucra al policía.

Las situaciones se suceden por obra y gracia del guion, los hechos se resuelven a partir de los parlamentos que nos explican mediante las palabras (ejemplos sobran: la toma de declaración del fiscal a la acusada del crimen, la clase magistral forense en la morgue, el encuentro entre Pipa y la madre del joven atropellado, etc.) lo que no se pudo “resolver” cinematográficamente.

Hay que destacar la fotografía de la película, pero por lo que consigue en sí y no en comparación con todo lo mal que están los otros rubros.

Puntuación: 2 de 5.

Aburrida, mal contada, puro artificio sin alma ni personalidad, La corazonada es un producto más, que más bien es menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: